Cheesecake de Baileys y Ganache de Chocolate Negro

Cheesecake de Baileys y Chocolate Negro

Basta una sola palabra para describir lo que es este Cheesecake de Baileys y Chocolate Negro: una BOM-BA! Tengo que confesar que me encantan los postres con licores; me parece que le dan un toque gourmet y realzan el sabor final de las recetas.

Como anécdota, les cuento que la primera vez que probé el Baileys fue hace cinco años… en mi luna de miel. Entre mojitos y margaritas, mi esposo decidió que el día pintaba para un Baileys “on the rocks” con bastante hielo. Me encantó. Era de esperarse, acá una es #gorditadealma y este licor de whisky irlandés con crema de leche es un viaje de ida. OH SI!

Licor a base de crema

Lanzado al mercado en el año 1974, el Baileys fue el primer licor a base de crema en comercializarse a nivel mundial. Entre otros licores de este tipo tenemos:

  • Amarula. Fabricado en Sudáfrica con el fruto del árbol marula. De color caramelo claro, tiene un ligero sabor dulce y afrutado.
  • Mozart. Elaborado en Austria, este licor es una deliciosa mezcla de chocolate oscuro belga, crema y vainilla bourbon de Madagascar.
  • Sheridan’s. Fabricado en Dublín. Se compone de dos módulos, el primero de crema de vainilla con licor de café, y el segundo de chocolate con base de whisky irlandés.
  • Wild Africa Cream. Licor sudafricano, es una mezcla sofisticada de crema, destilado y caramelo.

Existen otros licores que, sin ser a base de crema, se utilizan muchísimo en repostería. Por nombrar algunos, tenemos el Kahlúa (con sabor a café), Grand Marnier (naranja), Frangelico (avellana), Amaretto (almendras) y Brandy (a base de vino).

TODOS estos licores se destacan en la elaboración de trufas y bombones. Son aclamados también por las recetas de mousses, panna cottas y crème brûlées. Y si hablamos de postres clásicos, la torta Galesa, la Selva Negra, la torta Ópera y el Tiramisú… todos llevan licor en sus preparaciones.

Ahora que ya sabes un poquito más sobre la variedad de licores, te dejo la opción de reemplazar el Baileys de esta receta de cheesecake por alguno de ellos; cualquiera que tengas a mano o el que te tiente probar.

La receta

Los tres ingredientes estrella de este Cheesecake de Baileys y Chocolate Negro son –> Baileys, Café y Chocolate. Como ya dije anteriormente, el Baileys lo puedes reemplazar por algún otro licor que te guste más. El café que usamos es instantáneo; te dejo la opción de agregarlo o no.

El chocolate te recomiendo que sea negro 70%. En esta receta probé el blend Ecuador + Perú de República del Cacao. Simplemente delicioso! Este chocolate es una mezcla del mejor cacao de ambos países. El cacao peruano nos atrapa con sus notas frutales mientras que el ecuatoriano se impone por sus notas tostadas. Tienen que probarlo – por acá súper orgullosa de ser ecuatoriana.

Ahhh! Te dejo también el dato que para la capa de galleta usé Chocolinas Cacao Intenso. Me encantó su sabor y su color oscuro le da un look de otro nivel – TOP, TOP, TOP.

Como sé que muchos le tienen un poco de temor al método de preparación que conlleva esta receta, me he tomado el tiempo de explicarles el paso a paso de una manera súper detallada. Les dejo varios tips para preparar, hornear y servir el cheesecake una vez listo. Manos a la masa!

Cheesecake de Baileys y Chocolate Negro

Una sola palabra para describir lo que es este cheesecake: una BOM-BA! Con base de galleta de cacao, relleno cremoso de Baileys y ganache de chocolate negro… esta receta, sin dudas, se convertirá en una de tus favoritas. Anímate a reemplazar el Baileys por el licor que quieras!
Tiempo de preparación1 h
Tiempo de cocción45 min
En la nevera4 h
Tiempo total5 h 45 min
Plato: Tortas
Cocina: Americana
Keyword: Baileys, café, cheesecake, chocolate negro, ganache, licor
Raciones: 12 porciones
Autor: Gaby Meléndez

Equipment

  • molde de 23 cm (9 pulgadas)

Ingredientes

Base de Galleta

  • 300 g galleta de chocolate, molida
  • 150 g manteca / mantequilla, derretida

Cheesecake

  • 680 g queso crema, temperatura ambiente
  • 150 g azúcar
  • 50 g azúcar mascabo
  • 3 huevos, temperatura ambiente
  • 2 yemas, temperatura ambiente
  • 30 g harina 0000
  • 2 cdtas. café instantáneo
  • 200 g queso mascarpone, temperatura ambiente
  • 100 ml Baileys

Ganache de Chocolate

  • 170 g chocolate negro 70%, picado
  • 90 g crema de leche
  • 25 ml Baileys

Elaboración paso a paso

Para la Base de Galleta

  • Colocar una rejilla en el centro del horno y precalentar el horno a 350º F (175º C).
  • Forrar un molde de 23 cm (9 pulgadas) desmoldable con papel aluminio; asegúrate de cubrir bien su parte inferior y lados hasta arriba (esto es por afuera del molde). El cheesecake se hornea a Baño María así que el aluminio nos ayudará a que el agua no ingrese al molde. Enmantecar el molde por dentro.
  • Triturar las galletas de chocolate en la licuadora o procesador de alimentos. Ponerlas en un bowl y agregar la manteca derretida. Mezclar bien. La mezcla debe verse como arena húmeda y mantenerse unida cuando la apretas con el puño. De lo contrario, agregar de 1 a 2 cucharadas de agua hasta ver que la mezcla consiga mantenerse unida.
  • Transferir la galleta al molde y, con la parte inferior de un vaso, presionar uniformemente contra el fondo del molde.
    Hornear hasta que la galleta suelte su aroma y apenas comience a dorarse alrededor de los bordes, de 8 a 10 minutos. Dejar enfriar sobre una rejilla mientras se prepara el relleno. Bajar la temperatura del horno a 325° F (162° C).

Para el Cheesecake

  • En el bowl de la batidora y usando el batidor plano (paleta), batir a velocidad media el queso crema con las azúcares por 4 minutos aproximadamente. La mezcla debe quedar bien cremosa y sin grumos, como un glaseado espeso. Alternativamente, puedes usar batidora de mano eléctrica y un bowl grande.
    Limpiar el batidor y los lados del bowl con una espátula de goma.
  • Con la batidora a velocidad media-baja, agregar los huevos y las yemas uno a uno. Mezclar bien y limpiar los lados del bowl después de cada adición. No te preocupes si ves que la mezcla está como cortada o grumosa, se irá uniendo a medida que se trabajen los huevos.
    Ten cuidado igual de no batirlos demasiado, esto podría hacer que el cheesecake se agriete durante la cocción. La mezcla debe quedar espesa y sedosa.
  • Agregar la harina y el café instantáneo; batir solo hasta que queden completamente incorporados.
  • Con la ayuda de una espátula, mezclar el Baileys y el queso mascarpone de manera envolvente. Inmediatamente, verter la mezcla sobre la galleta. Golpear suavemente el molde sobre la superficie de trabajo para eliminar cualquier burbuja de aire.
  • Colocar el molde dentro de una asadera y llevarlo al horno. Una vez en el horno, llenar la asadera con agua hirviendo hasta que cubra la mitad del molde.
    Hornear por 70-75 minutos o hasta que los bordes estén firmes y el centro se mueva un poco (como gelatina). Apagar el horno y dejarlo parcialmente abierto. Enfriar el cheesecake dentro del horno por una hora.
  • Retirar el molde del agua y colocarlo sobre una rejilla hasta que se enfríe completamente. Pasar un cuchillo de hoja delgada alrededor del borde para asegurarte de que no se pegue a los lados (de esta manera evitaremos que el cheesecake se agriete mientras se enfría).
    Cubrir y enfriar en la heladera por al menos 4 horas antes de cortar; este paso es importante para que el cheesecake logre su firmeza y textura característica.

Para el Ganache de Chocolate

  • Nota. El mejor momento para preparar el ganache es cuando tengas el cheesecake completamente frío (al menos 4 horas en la heladera).
  • Agregar el chocolate picado en un bowl mediano. Reservar.
  • En una olla pequeña a fuego medio, llevar la crema de leche a hervor. Verter la crema sobre el chocolate y dejar reposar por 1 minuto.
  • Con una cuchara de palo o espátula de goma, incorporar el chocolate derretido en la crema, batiendo hasta que quede suave y brillante. Agregar finalmente el Baileys.
    Para un ganache más líquido, agregar más crema de leche si así lo deseas.
  • Esperar que el ganache esté a temperatura ambiente y verterlo sobre el cheesecake frío. Llevar a la heladera hasta que el ganache se ponga firme.

Para Servir

  • Sacar el cheesecake 30 minutos antes de servir.
    Desmoldar. Se puede servir directamente encima de la base del molde o transferirlo a un plato. Si decides la segunda opción, ayúdate con una espátula grande para despegar suavemente la galleta del molde.
    Cortar el cheesecake usando un cuchillo afilado de punta fina; asegúrate de limpiar el cuchillo entre corte y corte.
    Tip. Si quieres conseguir un corte aún más limpio, sumerge el cuchillo en agua caliente, sécalo y corta una porción. Vuelve a calentar el cuchillo según sea necesario.

Notas

Esta receta rinde también para 6 mini cheesecakes de 4 pulgadas (10 cm). Cada uno llevará: 75 gramos de galleta y 230 gramos de relleno. El tiempo de cocción será de 40 a 45 minutos.
Almacenamiento
  • Los cheesecakes pueden conservarse en un recipiente hermético, guardados en la nevera, hasta por dos semanas – dudo igual que les duré tanto tiempo =D

  • El ganache puede guardarse en un recipiente hermético de vidrio, en la nevera, hasta por un mes. Si decides hacerlo con anticipación, tendrás que refrigerarlo y, cuando lo necesites, traerlo a temperatura ambiente mediante baño María. 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *






*