Scones o Panecillos Clásicos

Scones o Panecillos Clásicos

Estos Scones o Panecillos Clásicos son el desayuno perfecto para un fin de semana en familia. En tan solo media hora, estarán listos para poder disfrutarlos bien calentitos.

Crujientes por fuera y muy tiernos por dentro. La clave está en no mezclar la masa demasiado, por eso prefiero siempre hacerlos a mano y no usando un procesador de alimentos. También hay que asegurarnos de tener la manteca, la leche y los huevos bien fríos.

Esta receta lleva suero de leche – buttermilk – casero que nos aportará un sabor agradable. La acidez del suero ablanda el gluten y ayuda a que los scones tengan una textura suave y con más cuerpo.

Prepararlo es muy fácil. Para hacer una taza de suero de leche, verter 1 cucharada (15 ml) de jugo de limón o vinagre blanco en una taza medidora y luego llenar el resto de la taza con leche. Mezclar y dejar reposar por 15 minutos antes de usarlo. Una taza medidora equivale a 240 ml.

Para más equivalencias, en mi blog tengo un post súper completo sobre las diferentes Tablas de Conversiones de Medidas.

Scones o Panecillos Clásicos

Historia de los Scones

Se cree que los scones se originaron en Escocia a principios del siglo XVI. La primera referencia impresa fue hecha por un poeta escocés en 1513.

Eran de forma redonda y planos, del tamaño de un plato mediano. Se hacían con avena y sin ningún tipo de levadura. Se horneaban en una plancha y se cortaban en triángulos antes de servir.

Alrededor de 1840, los scones se convirtieron en parte esencial de la hora del té en Inglaterra. Este “ritual de moda” fue popularizado por Anna Rusell, la duquesa de Bedford. Se extendió rápidamente dentro de la alta sociedad británica convirtiéndose en el plan preferido de las mujeres de la época.

En cuanto al origen de la palabra “skone” algunos dicen que proviene de la palabra holandesa “schoonbrot” que significa pan hermoso; mientras que otros sostienen que proviene de Stone of Destiny (Piedra del Destino), lugar donde los reyes de Escocia eran coronados.

Método de Preparación

El método de preparación de estos Scones o Panecillos Clásicos es muy fácil. Todos los tips y variaciones te los detallo abajo en la receta.

  1. Cortar la manteca en cubos pequeños y llevarlos a la heladera por 15 minutos. Reservar.
  2. Preparar el suero de leche casero. Agregar huevos y esencia. Reservar.
  3. Mezclar los ingredientes secos.
  4. Agregar la manteca fría a los ingredientes secos. Integrar usando un tenedor o las yemas de los dedos hasta lograr un arenado grueso y uniforme.
  5. Agregar los ingredientes húmedos. Integrar hasta formar una masa húmeda.
  6. Volcar la masa sobre una mesa enharinada y terminar de unirla.
  7. Estirar y cortar en círculos o triángulos.
  8. Colocar en una placa con papel de cocina o silpat y pintar con leche.
  9. Hornear en horno precalentado a 200º C por 20 minutos.

El último paso es el más importante, ¡comerlos bien calentitos! No hay nada mejor que probarlos recién salidos del horno, así solitos. Para servirlos acompañados, estas son mis opciones favoritas:

  • Manteca y mermelada
  • Queso crema y arándanos frescos
  • Crema de limón
  • Crema batida y frutillas
  • Nutella
  • Salsa de chocolate
  • Glaseado de azúcar impalpable

Si se animan a prepararlos, me encantaría que me dejen un comentario y calificación, significaría mucho para mí. No se olviden de seguirme en Instagram @bakeandshareok.

#ManosALaMasa

Scones o Panecillos Clásicos
Imprimir Receta
5 de 1 voto

Scones o Panecillos Clásicos

Panecillos dulces con corteza crocante y miga suave. Son deliciosos solos, o acompañados con manteca, mermelada o incluso crema de limón. Perfectos para desayunos, brunch y meriendas.
Tiempo de preparación15 min
Tiempo de cocción20 min
Tiempo total35 min
Plato: Desayunos
Cocina: Americana, Inglesa
Keyword: brunch, desayunos, hora del té, scones
Raciones: 15 scones
Autor: Gaby Meléndez

Ingredientes

  • 390 g harina 0000
  • 75 g azúcar
  • 1 ½ cdtas polvo de hornear
  • ½ cdta bicarbonato de sodio
  • ¼ cdta sal
  • 115 g manteca / mantequilla, fría cortada en cubitos
  • 170 ml leche, fría
  • 10 ml jugo de limón
  • 1 huevo, frío
  • 1 yema de huevo, fría
  • 1 ½ cdta esencia de vainilla (opcional)

Elaboración paso a paso

  • Colocar una rejilla en el centro del horno y precalentarlo a 200º C. Tener a mano una placa para hornear con papel de cocina o silpat.
  • Cortar la manteca en pequeños cubos y llevarlos a la heladera por 15 minutos.
  • Para hacer nuestro suero de leche (buttermilk) casero. En una jarra medidora, mezclar con batidor de mano la leche con el jugo de limón y dejar reposar por 15 minutos.
    Agregar el huevo y la esencia de vainilla. Batir y reservar.
  • En un bol grande, mezclar los ingredientes secos: harina, azúcar, polvo de hornear, bicarbonato de sodio y sal. Reservar.
  • Agregar la manteca a los ingredientes secos e integrar usando un pastry blender (estribo mezclador), un tenedor o con las yemas de los dedos hasta lograr un arenado grueso y uniforme.
    Nota. Quedarán trocitos de manteca en la masa, es así como debe de quedar.
  • Formar un hueco en el centro de la mezcla y agregar los ingredientes húmedos. Integrar desde el centro hacia los costados hasta formar una masa húmeda.
    Nota. Agregar un poquito más de leche si fuese necesario.
  • Volcar la masa sobre una mesa enharinada y terminar de unirla amasándola suavemente unas cinco veces.
    Estirarla con las palmas de las manos o palo de amasar en forma rectangular hasta que tenga 2 cm de espesor.
  • Cortar la masa en círculos o triángulos.
    Nota. Si decides hacer scones circulares, usa un cortador de 6 cm de diámetro. Corta el máximo de círculos que puedas dado que la masa restante la podrás unir y volver a utilizar pero será de "menor calidad". Cuando hablo de una calidad inferior me refiero a que los scones no saldrán con la misma altura ni textura.
  • Acomodar los scones en la placa con papel de cocina o silpat. Pintar con leche.
  • Tip de Gaby. Hay que mantener la masa de los scones lo más fría posible. Para evitar que se expandan de más, enfriarlos en la heladera por 10 minutos antes de llevarlos al horno.
  • Hornear por 18-20 minutos o hasta que estén ligeramente dorados por arriba. Dejar enfriar ligeramente sobre una rejilla.

Notas


Variaciones
Los ingredientes de las variaciones se agregan a la harina luego de que se haya integrado con la manteca fría, justo antes de verter el suero de leche.
Variaciones dulces. Agregar 180 g de chips de chocolate, pasas, arándanos, nueces, etc.
Variaciones saladas. Reducir el azúcar a 30 gramos y quitar la esencia de vainilla.
  • Scones de hierbas. Agregar 15 gramos de hierbas frescas como romero, perejil y albahaca. 
  • Scones de cheddar y cebollín. Agregar 150 gramos de queso cheddar rallado y 3 cucharadas de cebollín picado.

Almacenamiento
  • Los scones saben mejor el día que se hornean, pero se pueden guardar en un recipiente hermético a temperatura ambiente por hasta 3 días. Si los guardas más de un día, refréscalos calentándolos en un horno a 150º C por 5 minutos.

  • Estos scones se pueden congelar crudos (justo antes de meterlos al horno) envueltos en papel plástico. Cuando los necesites, hornéalos directamente sin descongelar – y sin papel plástico – alargando el tiempo de horneado 5 minutos o hasta que hayan crecido lo suficiente y estén ligeramente dorados por arriba.

  • También se los puede congelar horneados por hasta una semana. Se descongelan metiéndolos directamente en un horno a 150º C por 8-10 minutos.

One Comment

  1. Debora Giorgi

    5 stars
    Muy rico! Scones caseros, con dulce y calentitos. Excelente receta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.






*