Galletas de Naranja y Jengibre

Galletas de Naranja y Jengibre

Estas Galletas de Naranja y Jengibre son adictivas! Nunca por nunca pensarías que estas cookies tan sencillas de hacer tengan un sabor demasiado rico. El jengibre combina a la perfección y le da un toque picantón (pero no invasivo) – a cada bocado.

Como anécdota tengo para contarles que esta receta la probé, horneé y fotografié justo el día que comenzaron mis náuseas por el embarazo. Tarea difícil pues no toleraba el olor dulce y el cansancio físico me tenía con muy pocos ánimos. Pero lo logré! Y como premio me regalé una siesta de tres horas – las que son mamás o están embarazadas me entenderán =D

Volviendo al tema, lo mejor de estas Galletas de Naranja y Jengibre es su textura húmeda y delicada que tienen por dentro, su capa crunchy de azúcar por fuera y el sabor explosivo que nos brinda la ralladura de naranja y el jengibre.

Un tip para alcanzar esta textura húmeda de la que hablo, es cerciorarse que las cookies estén doraditas solamente en los bordes. No dejes que se doren completamente pues lo rico de estas galletas es justamente su textura suavecita por dentro.

Manos a la masa!

Dejen sus dudas y comentarios al final de la receta, su feedback me ayuda a mejorar y perfeccionar la página =)

Galletas de Naranja y Jengibre

Esta receta es muy fácil y rápida de hacer! Son ideales para acompañar un café en la merienda. Tienen una textura húmeda y delicada por dentro, capa crunchy de azúcar por fuera y sabor explosivo por la combinación de ralladura de naranja y jengibre.
Tiempo de preparación15 min
Tiempo de cocción10 min
Enfriar en heladera30 min
Tiempo total55 min
Plato: Galletas, Hora del Té
Cocina: Latinoamericana
Keyword: galletas, jengibre, naranja
Raciones: 15 galletas grandes
Autor: Gaby Meléndez

Ingredientes

  • 225 g manteca / mantequilla, temperatura ambiente
  • 300 g azúcar
  • Ralladura de 1 naranja
  • 2 huevos, temperatura ambiente
  • 420 g harina 0000
  • 1 cda. jengibre, en polvo (opcional)
  • 1 cdta. bicarbonato de sodio
  • ½ cdta. sal

Para la cubierta

  • 300 g azúcar

Elaboración paso a paso

  • En un cuenco mediano, mezclar los ingredientes secos: harina, jengibre en polvo, bicarbonato de sodio y sal. Reservar.
  • En el bowl de la batidora y usando el batidor plano, cremar la manteca, azúcar y ralladura de naranja a velocidad media por 5 minutos o hasta que la mezcla esté aireada y con un color amarillo pálido. Si usas una batidora de mano, este paso tomará 10 minutos.
    Mientras se crema, detener la batidora un par de veces y, usando una espátula de goma, limpiar los lados y fondo del bowl. Limpiar también el batidor que seguramente tendrá pegado algunos grumos de azúcar y manteca.
  • Agregar los huevos uno a uno; mezclar bien después de cada adición. Seguir batiendo a velocidad media por 2 a 3 minutos. Limpiar nuevamente el bowl y batidor para asegurarnos que los huevos estén bien incorporados.
  • A velocidad baja, agregar lentamente los ingredientes secos y batir solo hasta que queden completamente incorporados en una masa homogénea y sin grumos.
  • Para mejores resultados, colocar la masa en un recipiente hermético y dejarla reposar en la nevera durante la noche (o al menos 4 horas).
    Cuando estés listo para hornear, colocar una rejilla en el centro del horno y precalentar el horno a 360º F (180º C). Alistar 2 placas rectangulares de 10×15 pulgadas (27×39 cm), cada una con una plancha de silicona.
  • Usando un scoop mediano para galleta o cuchara grande de mesa, formar bolitas e ir colocando sobre las placas, dejando una distancia de 5 cm entre galleta y galleta. Aplastar ligeramente cada galleta con la palma de la mano.
  • Hornear por 10 a 12 minutos, o hasta que las galletas estén doraditas en los bordes y ligeramente suaves en el centro. No dejes que se doren completamente pues lo rico de estas galletas es justamente su textura chewy por dentro.
    Dejar enfriar en las placas por 5 a 10 minutos, luego transferir las galletas a una rejilla hasta que se enfríen completamente.

Notas

Mi consejo. Estas galletas salen mejor cuando la masa ha reposado en la nevera durante la noche. Esto permite que todo el líquido de los huevos y la manteca se absorba completamente en la harina, creando así una galleta con más sabor y mejor  textura.

Almacenamiento
  • Las galletas se pueden guardar y conservar en un recipiente hermético a temperatura ambiente por hasta 5 días.

  • Masa sin hornear. Se puede guardar en la nevera en un recipiente hermético por hasta una semana. Antes de usarla, dejarla reposar a temperatura ambiente durante al menos 30 minutos antes de hacer las bolitas pues estará bastante dura.

  • Instrucciones para congelar. Las galletas horneadas se pueden congelar por hasta 3 meses. Las bolitas de masa sin hornear (que no estén cubiertas con azúcar) se congelan bien por hasta 3 meses. Para congelar las galletas horneadas, déjalas enfriar por completo y luego colócalas en una bolsa tipo ziploc separadas por papel de cocina (papel manteca). Para congelar las bolitas de masa, colócalas en una bandeja y llévalas al freezer por 30 minutos. Luego, guárdalas en una bolsa tipo ziploc colocando una a lado de otra. Es importante sacar la mayor cantidad de aire posible de la bolsa antes de cerrarla.

  • Instrucciones para descongelar. Las galletas horneadas se descongelan a temperatura ambiente. Las bolitas de masa se descongelan sobre la placa a temperatura ambiente durante una hora aproximadamente. Hornear según las instrucciones de la receta.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *






*